Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

29 de enero de 2009

Permanecer y transcurrir



Existo como soy, con eso basta
y si nadie lo sabe me doy por satisfecho,
lo mismo que si todos y uno a uno lo saben,
hay un mundo al que tengo por el mayor de todos, que soy yo y que lo sabe,
si llego a mi destino, ya sea hoy ya sea dentro de millones de años,
puedo aceptarlo ahora o seguir aguardando, con igual alegría.
La base donde apoyo mis pies es de granito,
me río cuando dicen que puede disolverse,
porque conozco lo que dura el tiempo.


Walt Whitman
(1819-1892)

Palloza en los Ancares
Los Ancares, además de darnos hermosos paisajes han sabido conservar como nadie un elemento muy importante de la cultura celta: sus viviendas, las pallozas. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de una construcción y una cultura prerromana de más de 2000 años de antigüedad.
De: fotosdegalicia.blogspot.com

6 comentarios:

Ana dijo...

Ayer pasé gran parte de la tarde leyendo a Whitman. La casualidad hace que te visite precisamente hoy...
Cada pueblo construye con los materiales más cercanos. Algunos tienen la gran suerte de la cercanía y la calidad del granito, presente también en el texto de Whitman...
Mediante nuestras obras, más o menos perecederas, nos perpetuamos.
Todo cuanto hacemos nos fija por algún tiempo en algunas memorias...
Las obras que has elegido serán eternas.

Me alegra haber venido. Te recuerdo de "casa de Beatriz".

Gracias por tus palabras.

Encantada.

Ines dijo...

Es tal cual como decís Ana, el entorno condiciona las obras y a la vez nos permite ver ese mundo que rodea al artista.
Mi abuela tallaba la madera de la región, la lenga, ella decía que era una madera blanda que le permitía dar forma a sus tallas, ya publicaré algo de ella.
Volveré a tu sitio, un abrazo

fonsilleda dijo...

Creo que en este momento, las pallozas tienen que ser las construcciones más antiguas habitadas de la Península, aunque desde hace unos pocos años, solamente a modo de museo antropológico y como almacén.
EStán situadas en una maravillosa zona.

Desde luego que puedes poner la fotografía, siempre que esté bien identificada, no creo que haya ningún problema.

fonsilleda dijo...

La realidad es que la foto ha quedado preciosa y en oposición a la otra pero, al mismo tiempo, como formando parte del un algo entero y concreto que, quizá seas tú misma.

auroraines dijo...

Te das cuenta fonsilleda porque no pude resistirme y te pedía esa foto!
era para el relato de la gaviota y para estar aquí, eso pensé en cuanto la ví. Tu tierra es la de mi abuelo,y
me gusta mucho ver esas fotos, y conocer todo de Galicia.
Leí tu recuerdo del vendedor de azafrán. Un beso

RosaMaría dijo...

Bonita! Sigo emocionándome con tus post, este es otro lugar entrañable para mí. Te mando un abrazo.