Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

23 de diciembre de 2014

Feliz Navidad!!



Cada año, la Navidad viene a tocar en nuestros corazones, para recordarnos que el amor es el mayor regalo que se puede dar todos los días de tu vida.

V. Santoro


Hoy es el cumpleaños número seis del blog, estoy feliz!!  Muchísimas gracias por acompañarme y sentir su presencia a través del tiempo que llevamos juntos.
Los abrazo en esta fecha tan especial. 
Feliz Navidad, cariños
Inés

15 de diciembre de 2014



"Y en la dulzura de la amistad, dejad que haya risas y placeres compartidos. Porque en el rocío de las cosas pequeñas el corazón encuentra su mañana y se refresca."

Khalil Gibran


(From Where I Sit)

26 de agosto de 2014

Tu más profunda piel


Cada memoria enamorada guarda sus magdalenas y la mía -sábelo, allí donde estés- es el perfume del tabaco rubio que me devuelve a tu espigada noche, a la ráfaga de tu más profunda piel. No el tabaco que se aspira, el humo que tapiza las gargantas, sino esa vaga equívoca fragancia que deja la pipa, en los dedos y que en algún momento, en algún gesto inadvertido, asciende con su látigo de delicia para encabritar tu recuerdo, la sombra de tu espalda contra el blanco velamen de las sábanas.

    No me mires desde la ausencia con esa gravedad un poco infantil que hacia de tu rostro una máscara de joven faraón nubio. Creo que siempre estuvo entendido que sólo nos daríamos el placer y las fiestas livianas del alcohol y las calles vacías de la medianoche. De ti tengo más que eso, pero en el recuerdo me vuelves desnuda y volcada, nuestro planeta más preciso fue esa cama donde lentas, imperiosas geografías iban naciendo de nuestros viajes, de tanto desembarco amable o resistido de embajadas con cestos de frutas o agazapados flecheros, y cada pozo, cada río, cada colina y cada llano los hallamos en noches extenuantes, entre oscuros parlamentos de aliados o enemigos. ¡Oh viajera de ti misma, máquina de olvido! Y entonces me paso la mano por la cara con un gesto distraído y el perfume del tabaco en mis dedos te trae otra vez para arrancarme a este presente acostumbrado, te proyecta antílope en la pantalla de ese lecho donde vivimos las interminables rutas de un efímero encuentro.

    Yo aprendía contigo lenguajes paralelos: el de esa geometría de tu cuerpo que me llenaba la boca y las manos de teoremas temblorosos, el de tu hablar diferente, tu lengua insular que tantas veces me confundía. Con el perfume del tabaco vuelve ahora un recuerdo preciso que lo abarca todo en un instante que es como un vórtice, sé que dijiste " Me da pena, y yo no comprendí porque nada creía que pudiera apenarte en esa maraña de caricias que nos volvía ovillo blanco y negro, lenta danza en que el uno pesaba sobre el otro para luego dejarse invadir por la presión liviana de unos muslos, de unos brazos, rotando blandamente y desligándose hasta otra vez ovillarse y repetir las caída desde lo alto o lo hondo, jinete o potro arquero o gacela, hipogrifos afrontados, delfines en mitad del salto. Entonces aprendí que la pena en tu boca era otro nombre del pudor y la vergüenza, y que no te decidías a mi nueva sed que ya tanto habías saciado, que me rechazabas suplicando con esa manera de esconder los ojos, de apoyar el mentón en la garganta para no dejarme en la boca más que el negro nido de tu pelo.

    Dijiste "Me da pena, sabes", y volcada de espaldas me miraste con ojos y senos, con labios que trazaban una flor de lentos pétalos. Tuve que doblarte los brazos, murmurar un último deseo con el correr de las manos por las más dulces colinas, sintiendo como poco a poco cedías y te echabas de lado hasta rendir el sedoso muro de tu espalda donde un menudo omóplato tenía algo de ala de ángel mancillado. Te daba pena, y de esa pena iba a nacer el perfume que ahora me devuelve a tu vergüenza antes de que otro acorde, el último, nos alzara en una misma estremecida réplica. Sé que cerré los ojos, que lamí la sal de tu piel, que descendí volcándote hasta sentir tus riñones como el estrechamiento de la jarra donde se apoyan las manos con el ritmo de la ofrenda; en algún momento llegué a perderme en el pasaje hurtado y prieto que se llegaba al goce de mis labios mientras desde tan allá, desde tu país de arriba y lejos, murmuraba tu pena una última defensa abandonada.

    Con el perfume del tabaco rubio en los dedos asciende otra vez el balbuceo, el temblor de ese oscuro encuentro, sé que una boca buscó la oculta boca estremecida, el labio único ciñéndose a su miedo, el ardiente contorno rosa y bronce que te libraba a mi más extremo viaje. Y como ocurre siempre, no sentí en ese delirio lo que ahora me trae el recuerdo desde un vago aroma de tabaco, pero esa musgosa fragancia, esa canela de sombra hizo su camino secreto a partir del olvido necesario e instantáneo, indecible juego de la carne oculta a la conciencia lo que mueve las más densas, implacables máquinas del fuego. No eras sabor ni olor, tu más escondido país se daba como imagen y contacto, y sólo hoy unos dedos casualmente manchados de tabaco me devuelven el instante en que me enderecé sobre ti para lentamente reclamar las llaves de pasaje, forzar el dulce trecho donde tu pena tejía las últimas defensas ahora que con la boca hundida en la almohada sollozabas una súplica de oscura aquiescencia, de derramado pelo. Más tarde comprendiste y no hubo pena, me cediste la ciudad de tu más profunda piel desde tanto horizonte diferente, después de fabulosas máquinas de sitio y parlamentos y batallas. En esta vaga vainilla de tabaco que hoy me mancha los dedos se despierta la noche en que tuviste tu primera, tu última pena. Cierro los ojos y aspiro en el pasado ese perfume de tu carne más secreta, quisiera no abrirlos a este ahora donde leo y fumo y todavía creo estar viviendo.

Julio Cortázar 

En el día del centenario del nacimiento de Julio Cortázar este relato con la fuerza y pasión de su escritura.


15 de agosto de 2014

Confieso



Comenzaré por decir, sobre los días y años de mi infancia,
que mi único personaje inolvidable fue la lluvia.
La gran lluvia austral que cae como una catarata del Polo,
desde los cielos del Cabo de Hornos hasta la frontera.
En esta frontera, o Far West de mi patria,
nací a la vida, a la tierra, a la poesía y a la lluvia.

Neruda

21 de julio de 2014



Hay historias de amor que traspasan todas las barreras mentales de la tierra y el tiempo y se resisten a la lógica del resto.
Tan hermoso como ocupar la primera fila en la esfera del pensamiento de quien te ame más allá de lo físico y del tiempo...intercambiar el alma es un acontecimiento interior raro y valioso. Encuentros que tienen el regalo del comienzo a repetición, sentido de eternidad. Con ellos se puede ser la primera y última página de la historia del mundo.

M.Bisotti

8 de junio de 2014

Answer



Yo seré la respuesta 
al final de la línea...
Estaré allí para ti 
mientras te tomas tu tiempo...

Al quemarte  la incertidumbre 
yo seré tu suelo sólido...
Y mantendré el equilibrio
Si no puedes mirar abajo...

Si me lleva toda la vida,
no me quebraré, no me doblaré...
Todo valdrá la pena,
valdrá la pena al final...
Pues solo puedo decirte lo que sé:
Que te necesito en mi vida...
Y cuando todas las estrellas se hayan ido
aún tu estarás brillando muy fuerte...


Llévame suavemente
hacia la mañana,
pues la noche no ha sido tan agradable...
Llévame a un lugar sagrado,
donde pueda borrar eso de mi mente...
El recuerdo de elegir no luchar...

Si me lleva toda la vida,
no me quebraré, no me doblaré...
Todo valdrá la pena,
valdrá la pena al final...
Pues sólo puedo decirte lo que sé:
Que te necesito en mi vida...
Y cuando las estrellas se hayan ido
aún tu estarás brillando muy fuerte

Llévame suavemente
hacia la mañana,
pues la noche no ha sido tan agradable...

   
Sarah McLachlan
Answer

29 de mayo de 2014

P.S. I love you - Posdata: te amo






"Recuerda que donde esté te extraño."

PD:  te amo

PS I Love You - Galway Girl Scene





Bajo tus miradas



Es bajo tus miradas donde nunca zozobro;
es bajo tus miradas tranquilas donde cobro
propiedades de agua; donde río, parlera,
cubriéndome de flores como la enredadera.

Es bajo tus miradas azules donde sobro
para el duelo; despierto sueños nuevos y obro
con tales esperanzas, que parece me hubiera
un deseo exquisito dictado Primavera:

Tener el alma fresca, limpia; ser como el lino
que es blanco y huele a hierbas. Poseer el divino
secreto de la risa; que la boca bermeja

persista hasta el silencio postrero, bella, fuerte,
¡y libe en la corola suprema de la Muerte
con su última abeja!

 

Alfonsina Storni

Alma desnuda



Soy un alma desnuda en estos versos,
Alma desnuda que angustiada y sola
va dejando sus pétalos dispersos.

Alma que puede ser una amapola,
Que puede ser un lirio, una violeta,
Un peñasco, una selva y una ola.
 
 
Alfonsina Storni
En el día de su cumpleaños
Nacida el 29 de Mayo de 1892

19 de abril de 2014

Fragmentos




Convertía la distancia más lejana en algo cercano, transformaba lo complejo en algo simple y alejaba toda clase de temores y de penas, aún habiendo en ello una cierta sensación de profunda aflicción, como si uno supiera que nunca, en todo lo que le quedara de vida, viviría un instante como éste, y que al momento siguiente lo perdería y ya jamás sería capaz de recuperarlo. Y, sin embargo, no era así como transcurría todo, porque este instante dominante seguía y seguía existiendo.

Y aquí, de pronto, estaba aquel nuevo comienzo... más terrible y maravilloso que todo cuanto hubiera podido soñar, incluso en un momento de demencia.
 


Way Station
Clifford D. Simak

18 de abril de 2014


Mi homenaje a un gran escritor y Premio Nobel de Literatura.
Considerado una de las principales plumas de la historia de la literatura en español y autor de algunas de las novelas más aplaudidas del siglo XX, como su obra cumbre, Cien años de soledad (1967).

Lo ultimo que leí de él fué "Relato de un náufrago", me encantó, también "Cien años de soledad" y "El amor en los tiempos del cólera". 

No se va del todo, queda en sus obras...


Gabriel García Márquez





Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida… No dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiero, que la quiero.
Convencería a cada mujer u hombre de que son mis favoritos y viviría enamorado del amor.
A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen,
sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse.

Gabriel García Márquez

16 de febrero de 2014

Promesa...



Y te digo aún: cualquier cosa que nos pase a ti y a mí, no obstante como se desarrolle nuestra vida, nunca va a suceder, que en el momento que me llames seriamente y sientas necesidad de mí, me encuentres sordo a tu llamada. Nunca.

Herman Hesse

13 de febrero de 2014

Alma corazón y vida




Recuerdo aquella vez, que yo te conocí,
Recuerdo aquella tarde pero no me acuerdo
Ni como te ví.
Pero sí te diré, que yo me enamoré,
De esos, tus lindos ojos y tus labios rojos
Que no olvidaré.
Oye esta canción que lleva:
Alma corazón y vida,
Estas tres cositas nada más te doy.
Porque no tengo fortuna,
Estas tres cosas te ofrezco:
Alma, corazón y vida y nada más.
Alma para conquistarte,
Corazón para quererte,
Y vida, para vivirla junto a ti...

 

Letra y música : Adrián Flores Albán (poeta peruano)
Foto: Pareja al fondo el Chachani

FELICIDAD





Tú eres la nube crepuscular
del cielo de mis sueños.
Tu color y tu forma
son los del anhelo de mi amor.

 

Rabindranath Tagore



7 de febrero de 2014


"Si volviera a nacer, si empezara de nuevo, volvería a buscarte en mi nave del tiempo"

Amaral

11 de enero de 2014

Como has hecho



Yo te quiero tanto, como en mi vida he querido jamás
y tan profundamente, que tengo miedo de mí
de este desmesurado amor
que ahora, siento por tí

Yo te deseo, con un deseo nuevo que me atormenta
a veces me pregunto como es posible
que me deba adormecer y me deba despertar
caminar y tenerte de nuevo siempre ante mí
ante mis ojos, en mis pensamientos
en cada instante de mi vida

Yo necesito de tí
como la barca necesita el mar para poder navegar
la primavera necesita el sol para poder florecer
la mariposa la flor,
un niño de una mano que la acompañe
un perro de un dueño
y del viento la cometa para poder volar
y yo de tí, siempre cerca de mí, en cada instante de mi vida

Mas como has hecho,
para que me enamore tanto, tanto
me miro en el espejo y me pregunto
si ese de ahí, soy yo

Mas como has hecho,
hacer de esta mi vida algo muy tuyo
a transformar el tiempo en una espera
para yo verte

No hay sentido, dentro de mi vida
y mas lo pienso, es mas un hilo
entre tus manos

Mas como has hecho,
no sé siquiera cuando has comenzado
yo solo sé que en esta vida mía
no sucedió jamás

Primera vez, que digo ciertamente
Te quiero tanto

Ante mis ojos, mis pensamientos,
en cada instante, de esta mi vida,
siempre cerca de mí

Mas como has hecho,
hacer de esta mi vida algo muy tuyo
a transformar el tiempo en una espera
para tenerte

La primera vez, que digo ciertamente
Te quiero tanto

Domenico Modugno