Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

27 de junio de 2011

LOS TRABAJOS Y LAS NOCHES




Para reconocer en la sed mi emblema
para significar el único sueño
para no ausentarme nunca de nuevo en el amor
he sido toda ofrenda
un puro errar
de loba en el bosque
en la noche de los cuerpos
para decir la palabra inocente.


Alejandra Pizarnik

15 comentarios:

TriniReina dijo...

La Pizarnik siempre emocionando.

Besos

Luis G. dijo...

Estupendo poema, estimada amiga.

Un beso,

Luis.

Sakkarah dijo...

Preciosa poesía... A mi me dice mucho. Y la imagen divina.

Un beso.

Curiyú dijo...

No puedo dejar de imaginar a Alejandra con esa bandera: la sed!

Erik dijo...

¡Cielos!

esa canción....

Que viejos nos vamos haciendo, y que jóvenes eramos cuando bailábamos eso en la disco sin que la autoridad competente se enterase.

Meret dijo...

Un poema bellísimo... y la música preciosa...


Te invito a conocer mi nuevo blog


Besos.

RELTIH dijo...

MUY INTERESANTE PENSAMIENTO.
UN ABRAZO

auroraines dijo...

TriniReina, no deja impasible su palabra y como la ubica exaltando lo que siente.
Besos

auroraines dijo...

Luis G., un poema a la soledad.
Besos

auroraines dijo...

Sakkarah, impresionante como disecciona los sufrimientos o búsquedas interiores y los coloca en la palabra.
Besos

auroraines dijo...

Curiyú, sed y melancolía.
Un abrazo

auroraines dijo...

Erik, son clásicos que seducen.
Saludos

auroraines dijo...

Meret, te extrañé, bienvenida, iré a visitar tu blog.
Cariños y un gran abrazo

auroraines dijo...

RELTIH, la fuerza de la palabra en Alejandra Pizarnik, emociona.
Un abrazo

auroraines dijo...

Si somos el sueño de alguien, soñarnos mal es abandonarnos, dejarnos caer.

He desplegado mi orfandad
sobre la mesa, como un mapa.
Dibujé el itinerario
hacia mi lugar al viento.
Los que llegan no me encuentran.
Los que espero no existen.

No las palabras no hacen el amor
hacen la ausencia.
Si digo agua ¿beberé?
si digo pan ¿comeré?

Yo no se de pájaros
no conozco la historia del fuego
pero creo que mi soledad debería tener alas.

Alejandra Pizarnik