Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

2 de marzo de 2013

Gustave Flaubert



Sus ojos, sin embargo, estaban llenos de una conversación más seria; y, mientras se esforzaban en encontrar frases banales, se sentían invadidos por una misma languidez; era como un murmullo del alma, profundo, continuo, que dominaba el de las voces.
Sorprendidos por aquella duzura nueva, no pensaban en contarse esa sensación o en descubrir su causa. Las dichas futuras, como las playas de los trópicos, proyectan sobre la inmensidad que les precede sus suavidades natales, una brisa perfumada, y uno se adormece en aquella embriaguez sin ni siquiera preocuparse del horizonte que no se vislumbra.


Gustave Flaubert
Madame Bovary

10 comentarios:

TriniReina dijo...

Hace tiempo que leí la novela.

Quién necesita pensar en el ocaso cuando recién amanece...

Besos

ReltiH dijo...

HERMOSO FRAGMENTO.
UN ABRAZO

Erik dijo...

Maravilloso Flaubert.

Estaba en la mili cuando compre ese libro. Han pasado nubes desde entonces.....



Saludos

RosaMaría dijo...

Cuánto encierra este fragmento tan sugerente! hermoso. Besos.

Rayén dijo...

Un dulce relato, me llego al alma.
Un inmenso abrazo.

auroraines dijo...

TriniReina, yo también la leí hace tiempo, como se redescubren frases, palabras que describen lo que están viviendo.
El fragmento este lo evidencia o refleja maravillosamente.
Donde todo está por pasar, se anuncia calladamente en tumultos interiores que sorprenden por la novedad!
Besos

auroraines dijo...

Reltih, hermoso como transfiere a las palabras la dulzura del descubrirse...
Un abrazo

auroraines dijo...

Erik, las nubes pasan, los sueños quedan anunciando encuentros o playas de dicha que permanece...
Saludos

auroraines dijo...

RosaMaría, es sentir algo nuevo donde murmura el alma y hablan las miradas de un futuro de suavidades.
Besos

auroraines dijo...

Rayén me pasó lo mismo al leerlo, invade el alma dejándolo a uno en un estado de ensoñación como quien extiende la alfombra o el mar donde se deslizarán los cuerpos, fluirán sentimientos con un horizonte prometedor.
Feliz Domingo de Ramos
Un abrazo grande!