Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

21 de julio de 2010

Retalls


Mi corazón, temblando,
te llamó por tu nombre.
Tú dijiste mi nombre...
Y se detuvo el tiempo.

Meira Delmar



Deja que
entre tu pelo
se deshojen
mis manos delicadas;
sabré quererte
con quietud de arrullo,
sabré dormirte
con calor de lágrimas.

Laura Victoria



Vivir sin tus caricias
es mucho desamparo;
vivir sin tus palabras
es mucha soledad;
vivir sin tu amoroso mirar,
ingenuo y claro,
es mucha oscuridad...

Amado Nervo



Día tras día,
tu sol se alza
a través de
mi corazón,
y te amas en mí,
y te reflejas
en esta imagen tuya
que es mi vida.

Tagore







21 comentarios:

reltih dijo...

escenas distintas; un solo camino... el amor.
besos

Inés dijo...

Sí Reltih, el sol del amor en el corazón!
Besos

El Drac dijo...

Chiquitos pero muy especiales; me gustó el de Amado Nervo y Laura Victoria. Un besote

Inés dijo...

Son todos hermosos, a mí me gusta muchísimo el de Meira Delmar.
Otro besote

Silvia Meishi dijo...

Me ha gustado mucho. Una definición del amor realmente bella.

Un saludo

Inés dijo...

En cada uno está latente el sentimiento del amor, lo que se siente al estar enamorado.
Gracias por dejar tu huella.
Un beso

angel dijo...

Breves versos, amiga Inés:

Con una única meta, el amor.

Feliz fin de semana.

Bikiños. Ángel.

Inés dijo...

Son bellísimos los retalls del amor.
Feliz fin de semana!
Un beso

Sir Thomas dijo...

tus imágenes siempre se mezclan con sus bellas palabras y me hacen una pausa en lo que estoy haciendo. Me siento y me pregunto qué hermosa eres. Su música le canta a mi alma y estos es algo tan sensual acerca de cómo poner a los suyos lienzo palabras que me quita el aliento ....



I hope my english to spanish did not change my feeling..

Inés dijo...

Sir Thomas, me encanta la pausa que haces y lo que siente tu alma. Expresas muy bien los sentimientos en los dos idiomas.
Buen fin de semana!
Un abrazo

Jairo Andres Loaiza-Espinoza dijo...

Ines, es mi primera visita a tu magico rincon, he encontrado letras preciosas... y seguro regresare a menudo a leerte....

El amor es la unico camino, sin amor no hay nada que valga la pena...

un abrazo y feliz semana.

JALE

Verónica (peke) dijo...

Magnifico poema y grandioso blog, me quedo leyendote...

besotes de esta peke.

pd. te espero por mi rincon con tu taza de cafe, siempre que quieras...

Carlos Ignacio dijo...

Tienes un gusto delicioso, Inés, transmites belleza y eso...es mucho, amiga

Inés dijo...

JALE, gracias por dejar el enlace, nos leemos.
Todos necesitamos amor, que nos quieran.
Un abrazo

Veronica(peke, gracias, pasaré por esa taza de café!
Un beso

Carlos Ignacio, todos ustedes que pasan a leer y dejarme su saludo transmiten calidez, se percibe.
Un abrazo

Brezza dijo...

Gracias por esta entrado. Ha sido un deleite para mi alma.
Un gran abrazo

Inés dijo...

Son hermosos los retales, me los enviaron hace un tiempo, tuve la necesidad de releerlos y colocarlos nuevamente en el blog, porque son eso, un deleite para el alma.
Otro abrazo grande Brezza

Maribel dijo...

Inés, que hermosos retalls que recuperas, son preciosos.
Un beso violeta,
Maribel
Lahoravioleta

Xiomara Beatriz dijo...

A mí me gustan todos pues aunque hablan de lo mismo el amor siempre tienen ese particular toque personal donde el verso se trona rebelde dándole el matiz especial de cada uno..besos querida Ines

wílliam venegas dijo...

Inés del alma mía
Eso dijo don Juan Tenorio
su fama hizo que no lo creyeran, pero la amaba.

¡Inés del alma mía!

Inés dijo...

Maribel, el amor como esencia de los retalls que hace temblar el corazón al leerlos.
Un beso violeta

Xiomara Beatriz, pequeños pero fuertes en la intensidad con que se siente.
Besitos

Inés dijo...

William Venegas, esos versos son magníficos! Gracias por traerlos.
Un abrazo

En estos el cazador se rinde al amor:

"¡Oh! Sí, bellísima Inés

espejo y luz de mis ojos;

escucharme sin enojos,

como lo haces, amor es:

mira aquí a tus plantas, pues,

todo el altivo rigor

de este corazón traidor

que rendirse no creía,

adorando, vida mía,

la esclavitud de tu amor.