Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

27 de enero de 2011

Hoy es mi cumpleaños



Si la vida te da mil razones para llorar, demuestra que tienes mil y una para soñar.

26 de enero de 2011

PREMIO



Premio que recibí de Sakkarah una amiga bloguera que siempre me mima con estos detalles que le otorgan y comparte.


Hay un requisito que es contestar algunas preguntas:



Nombre: Inés


Una música: Me gusta la música en general, sobre todo la romántica, el tango, Joaquín Sabina...

Un estado de ánimo: Realista, positivo, trato de sumar siempre.

Color: Azul

Una estación: Otoño

Una serie: Las que duran media hora, comedias.

Frase o palabra, que dice más de ti: "Si la vida te da mil razones para llorar, demuestra que tienes mil y una para soñar."

¿Qué piensa usted de la etiqueta?: Soy los dos extremos, es parte de mi personalidad, si hay que usarla me la pongo no es algo que me preocupe.

Hago entrega de él a los siguientes blogs:


http://juanantoniomelgui.blogspot.com/
http://fondevila.blogspot.com/
http://contodaesencia.blogspot.com/
http://sakkarah-imagen.blogspot.com/
http://amiramelull.blogspot.com/
http://eltemplodelasmujeres.blogspot.com/
http://ozna-ozna.blogspot.com/
http://trinireina.blogspot.com/
http://anaoleoscadiz.blogspot.com/
http://desdemibalconatuventana.blogspot.com/
http://ldrac.blogspot.com/
http://lasonrisadehiperion.blogspot.com/
http://enancasdelarazon.blogspot.com/
http://nuncaestardesilachicallega.blogspot.com/
http://elnidodeserpientes.blogspot.com/
http://sureando-sureando.blogspot.com/
http://fernandojontiveros.blogspot.com/
http://ideasletrasyotros.blogspot.com/
http://javiermartinalvarado.blogspot.com/

La lista de blogs a los que desearía entregarles es igual a la de mis seguidores, todos ellos llevan el sello de la calidad.
Gracias Sakkarah por habérmelo dado.

24 de enero de 2011

VIVIR LO QUE SE SIENTE



Bastó verte
para sentirme acogido
aceptado y comprendido.
Bastó escucharte
para sentirme confrontado
amorosamente herido
invitado a despojarme de mis miedos y mis dudas.
Bastó sentirte cerca
para experimentarme en resonancia
conectado y asistido.
Bastaron unos pocos cantos y unas cuantas
danzas
para sentirme niño
alegre juguetón desprevenido inocente y limpio.
Bastó vendar mis ojos
y caminar a obscuras tras de ti
para sentirme maravillosamente seguro
valiente luchador guerrero.
Bastó abrazarte
para sentir la paz
el corazón con alas
y la certeza absoluta
de que es posible vivir sagradamente
cada minuto de la vida.

En fin
bastaron unas pocas horas junto a ti
para sentir la Eternidad
y el privilegio de estar vivo.

Hernan D. Blair


22 de enero de 2011

Brindis


Alégrate conmigo, celebremos la suerte
de compartir una ciudad y un siglo,
la bendición del sol dorado de este invierno,
la cerveza y su espuma en nuestros labios.

Brindemos contra el tiempo de oscuras amenazas,
toquémonos osados, ríamos complacidos,
conjuremos los monstruos del dolor y la culpa,
callemos nuestra inmensa soledad.

Que el don de la ebriedad nos ilumine al mediodía.



Amalia Bautista

20 de enero de 2011

BESO




La idea más gustada se esconde
detrás de mis labios
para que tu lengua
le dé alcance
alzando la confusa sensación
de una alianza recién abierta


Dina Posada





19 de enero de 2011

Cerrando los ojos


Huyo del mal que me enoja
buscando el bien que me falta.
Más que las penas que tengo
me duelen las esperanzas.

Tempestades de deseos
contra los muros del alba
rompen sus olas. Me ciegan
los tumultos que levantan.

Nido en el mar. Cuna a flote.
La flor que lucha en el agua
me sostiene mar adentro

y mar afuera me lanza.
Cierro los ojos y miro
el tiempo interior que canta.



Manuel Altolaguirre

17 de enero de 2011

El Sol y la Luna


Cuando el SOL y la LUNA se encontraron por primera vez, se apasionaron perdidamente y a partir de ahí comenzaron a vivir un gran amor.
Sucede que el mundo aún no existía y cuando Dios decidió crearlo, les dió entonces un toque final, el brillo...
Quedó decidido también que el SOL iluminaría el día y que la LUNA iluminaría la noche, siendo así, estarían obligados a vivir separados.
Les invadió una gran tristeza y cuando se dieron cuenta de que nunca más se encontrarían... La LUNA se angustió mucho y fue tornándose solitaria.
El SOL, a su vez, había ganado un título de nobleza: "ASTRO REY", pero eso tampoco le hizo feliz. Dios, viendo esto, les llamó y les explicó: "No debéis estar tristes, ahora los dos tienen un brillo propio. "Tú, LUNA, iluminarás las noches frías y calientes, encantarás a los enamorados y serás frecuentemente protagonista de hermosas poesías.", "En cuanto a ti, SOL, sustentarás ese título porque serás el más importante de los astros, iluminarás la Tierra durante el día, proporcionarás calor y tu simple presencia hará a las personas más felices.
" La LUNA lloró amargamente... y el SOL, al verla sufrir tanto, decidió que él no podía dejarse abatir más, ya que tendría que darle fuerzas y ayudarle a aceptar lo que Dios había decidido. Entonces decidió hacer un pedido especial a Dios:"Señor, ayuda a la LUNA, por favor, es más frágil que yo, no soportará la soledad..."
Y Dios... en su inmensa bondad... creó entonces las estrellas para que acompañaran a la LUNA.
La LUNA siempre que está muy triste recurre a las estrellas, que hacen de todo para consolarla, pero casi nunca lo consiguen.
Hoy, ambos viven así... separados, el SOL finge que es feliz y la LUNA no consigue disimular su tristeza.
El SOL arde de pasión por la LUNA y ella vive en las tinieblas de su añoranza. Dicen que la orden de Dios era que la LUNA debería de ser siempre llena y luminosa, pero no lo consiguió... porque es mujer, y una mujer tiene fases. Cuando es feliz, consigue ser Llena, pero cuando es infeliz es menguante y, cuando es menguante, ni siquiera es posible apreciar su brillo.
LUNA y SOL siguen su destino. Él, solitario pero fuerte; ella, acompañada de estrellas, pero débil.
Conmovido por esto, Dios decidió que ningún Amor en este mundo fuese del todo imposible, ni siquiera el de la LUNA y el del SOL...
Fue entonces que Él creó el Eclipse.
Hoy, SOL y LUNA viven esperando ese instante, esos raros momentos que les fueron concedidos y que tanto cuesta que sucedan.
Cuando mires al Cielo y veas que el SOL cubre la LUNA, es porque se reclina sobre ella y comienzan a amarse.
Es, a ese acto de Amor, al que se le dió el nombre de Eclipse.
Es importante recordar que el brillo de su éxtasis es tan grande que se aconseja no mirar al Cielo en ese momento... tus ojos podrían cegarse al ver tanto Amor.



15 de enero de 2011

Líneas



Para que la perspectiva del amor sea absoluta…

deberás trazar todas las perpendiculares…

desde tu corazón…hacia el punto de fuga,

que se halla sobre el horizonte del mío.




Charlyne Angeles

Pintura: Rob Hefferan


14 de enero de 2011

Ahora


Ahora como un ángel apareces
y me rodeas sin decirme nada.
Ángel que yo cuidara tantas veces
sin saberlo, callada.

En todo lo que miro permaneces
como el aire feliz de la mirada.
Me parezco a tu ausencia y te pareces
a mí resucitada.

Porque viniste cuando me moría
a devolverme a vivas caridades;
porque mi noche muda se hizo día

por gracia de tu voz iluminada,
en esta eternidad con que me invades
yo que no era, soy tu enamorada.



María Elena Walsh



10 de enero de 2011

El viaje


Sólo quiero tu casa de ternura,
vivir en su calor.
Eres el mar y la orilla segura
porque el único viaje es el amor.


Reconocer tu alma, qué aventura
de mágico sabor.
Allí tendré profundidad y altura
porque el único viaje es el amor.


Besos desconocidos como puertos
esperan bajo un cielo de mirada.
-Lo demás es dolor.


Hoy vuelvo de países que están muertos,
después de un mar que no me dijo nada,
porque el único viaje es el amor.


María Elena Walsh


Desayuno



Echó café
en la taza.
Echó leche
en la taza de café.
Echó azúcar
en el café con leche.
Con la cucharilla
lo revolvió.
Bebió el café con leche.
Dejó la taza
sin hablarme.
Encendió un cigarrillo.
Hizo anillos
de humo.
Volcó la ceniza
en el cenicero
sin hablarme.
Sin mirarme
se puso de pie.
Se puso
el sombrero.
Se puso
el impermeable
porque llovía,
se marchó
bajo la lluvia.
Sin decir palabra.
Sin mirarme.
Y me cubrí
la cara con las manos.
Y lloré.


Jacques Prévert


Pintura: Garmash

7 de enero de 2011

un rito blanco



Llévame lejos para que no me apoye en el pasado,
sacude el paso oscilante que se adhiere a mis pies,
y mezcla mi sangre con arroyos y océanos rugientes.

Envuélveme con el sudario del cielo mediterráneo
y libera mi anhelo entre las gaviotas… para que aprenda,
qué significa la libertad.



Zabiya Jamís

5 de enero de 2011

FELICES REYES



Y al entrar en la casa, vieron al niño con su madre María, y postrándose, lo adoraron; y abriendo sus tesoros, le ofrecieron presentes: oro, incienso y mirra.


4 de enero de 2011

Mensaje que no espera respuesta


Porque llegaste del ensueño mismo,
súbito y espontáneo,
rompiendo ligaduras imposibles
con atrevidos brazos.

Porque en la sombra, densa y sin orillas,
fuiste un momento blanco:
soplo fugaz de giros jubilosos,
voz de risa y de canto.

Porque advertiste el signo de mi angustia,
cuajado en hierro amargo,
adivinando en la inquietud rebelde
el impulso amarrado.

Porque tu beso te nació en el alma
y no sólo en los labios:
savia que reventó, dulce y violenta,
en rosa de milagro.

Por tu fino sentido de ternura,
nido de mi cansancio,
donde confiada la tristeza-niña
pudo dormir un rato.

Por las tardes de octubre, por las noches
enjoyadas de astros;
cuando vibraba en el caudal de vida
ritmo celeste claro.

Por el móvil fulgor que aprisionaba
la seda de tus párpados;
por la palabra bella que envolvía
el pensamiento diáfano.

Por el ovillo tibio de caricias
enredado en tu mano;
por la dicha de amor que no cabía
en el pecho esponjado.

Por el vértigo loco de las horas
que se fueron, volando…
Por el dolor que nos cayó, de golpe,
como cifra de pago.

Va este mensaje de añoranza ingenua,
persiguiendo tu rastro
por las rutas profundas del silencio,
con instinto de pájaro.

Ha de llegar a ti casi sin fuerzas:
pequeño y azorado;
ala de miedo, pico de nostalgia,
corazón de fracaso.

Y en el círculo quieto del recuerdo,
sobre tu pecho cálido,
tímidamente soltará el motivo
de su arrullo delgado.


Claudia Lars




1 de enero de 2011

Te deseo primero que ames...


Te deseo primero que ames y que,
amando, también seas amado.

Y que, de no ser así, seas breve en olvidar
y que después de olvidar no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos y que,
incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles,
y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar.

Y porque la vida es así, te deseo también que tengas
enemigos. Ni muchos ni pocos, en la medida exacta para que,
algunas veces, te cuestiones tus propias certezas.

Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo,
para que no te sientas demasiado seguro.

Te deseo además que seas útil, mas no insustituible.
Y que en los momentos malos, cuando no quede nada más,
esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie.

Igualmente te deseo que seas tolerante;
no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil,
sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente,
y que haciendo buen uso de esa tolerancia,
sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no madures demasiado deprisa,
y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer,
y que siendo viejo no te dediques al desespero.
Porque cada edad tiene su placer y su dolor
y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste,
no todo el año sino apenas un día.
Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena,
que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana.

Te deseo que descubras, con urgencia máxima,
por encima y a pesar de todo, que existen
y que te rodean seres oprimidos
tratados con injusticia, y personas infelices.

Te deseo que acaricies un gato, alimentes a un pájaro
y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal,
porque de esta manera te sentirás bien por nada.

Deseo también que plantes una semilla,
por más minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento,
para que descubras de cuántas vidas está hecha un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero,
porque es necesario ser práctico.
Y que por lo menos una vez por año pongas algo
de ese dinero enfrente de ti y digas: 'Esto es mío',
sólo para que quede claro quién es el dueño de quién.

Te deseo también que ninguno de tus afectos muera
pero que, si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte
y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer,
y que, siendo mujer, tengas un buen hombre
mañana y al día siguiente, y que cuando estéis exhaustos
y sonrientes, aún sobre amor para empezar de nuevo.

Si todas estas cosas llegaran a pasar,
no tengo nada más que desearte.

Víctor Hugo
Poema escrito en el siglo XIX



Gracias Mary por haberme obsequiado este bello poema en tu salutación de Año Nuevo.