Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

19 de febrero de 2009

Tristeza


Y si tiro la toalla
si doblo la manta
cuelgo el abrigo
acomodo los platos
escobo las heridas
pongo cosas en su lugar
las camas tendidas
la ropa plegada
los libros por abecedario
el cuarto de meditación libre de ocupas.

Y si recupero el alma
me zurzo los agujeros
hago de cada día un reto
para volver a comenzar.
En una nueva ruta
con más paciencia a los errores
con más aliento revitalizando la energía
ocupándome del cuerpo adolorido por el estrés.

Y si dejo de compadecerme
de ser una marioneta del destino
un cacharro entre autos
y si me transformo
en un organillo que vuelve a sonar.

Y si estoy entre manteles
comparto mi santuario ahora en ruinas
si le voy quitando el polvo
y lo hago mío, sólo mío.

Estoy sola y busco razones para no suicidarme.

Autora: Elizabeth Hernández
Del blog de Antón Castro


6 comentarios:

Ana dijo...

Todos tenemos que pronunciar algún día estas palabras, no son exclusivas de quienes se sienten víctimas.
Éstas, desde luego, son las más hermosas que se pueden decir. Las ordenaron definitivamente y compusieron desde esa prisión un bello poema.

"Y si estoy entre manteles
comparto mi santuario ahora en ruinas
si le voy quitando el polvo
y lo hago mío, sólo mío."

El color de tu blog, la música, la fotografía, el poema...todo se ha vestido para este momento. A esto le llamo acertar.
Gran gala amiga Inés, hoy, gran gala.

Inés dijo...

ELIZABETH HERNÁNDEZ Y LA JUSTICIA POÉTICA
Apareció ayer en la presentación de “El fumador pasivo” Elizabeth Hernández, poeta y coordinadora de los “Martes Literarios” de Huesca. Reveló, y también lo había dicho en su blog, que se ha separado por iniciativa propia, y que eso la había sumido en una tremenda crisis. Elizabeth vivió una bella historia de amor por internet con un oscense que la trajo a Huesca, donde se ha convertido en la reina de las palabras, con Teresa Ramón y algunas otras escritoras. Esa crisis la llevó a un estado de depresión terrible y pensó en el suicidio. Ni tenía ganas de moverse, ni de levantarse, ni de escribir. O de redactar las últimas palabras de la desesperación. Y justo el día en que había decidido decir adiós a todo esto, sin ella saber nada, Fernando Elboj había mandado que se inscribiese un poema suyo, de “Labios de encaje”, y otro texto de Óscar Sipán –otro de los reyes de la literatura en Huesca con Carlos Castán, Damián Torrijos, Francisco Grasa…, de los que residen en la ciudad- en la piedra simbólica de inauguración del Palacio de Congresos de Huesca.

Fernando Elboj no podía saber que en ese instante, Elizabeth, aborrecida de todo, estaba escribiendo esto:

Y si tiro la toalla
si doblo la manta
cuelgo el abrigo
acomodo los platos
escobo las heridas
pongo cosas en su lugar
las camas tendidas
la ropa plegada
los libros por abecedario
el cuarto de meditación libre de ocupas...//

Un par de días después un amigo le dijo que habían colocado un poema suyo en el monolito del palacio de Congresos. Elizabeth se quedó perpleja: ignoraba ese gesto de cariño y de reconocimiento. Nadie le había dicho nada, no había leído los periódicos, no había recibido llamada alguna. Se había alejado del mundo. Y, al saberlo, se sintió querida: aquello había sido como un milagro de justicia poética que le agradecemos los amigos de Elizabeth a Fernando Elboj, a Teresa Sas, a sus asesores. Se ve que Elboj tiene, a veces, gestos cariñosos espléndidos como éste. Elizabeth nos decía anoche que ya se ha borrado de la cabeza para siempre ese mal aire del suicidio y que reanuda su quehacer. Dentro de unos días, presentará en Antígona su poemario “Labios de encaje”…

Esa es la nota que publicó:
http://antoncastro.blogia.com/2005/122301-elizabeth-hernandez-y-la-justicia-poetica.php

Es un ejemplo de seguir adelante y una expresión de sentimiento qué me llegó al alma.

Ana dijo...

Aquí sin palabras...Gracias Inés!!

auroraines dijo...

Gracias Ana por tus comentarios, por estar.
El tema de Tormenta es de una película que trata sobre una mujer alcohólica, más la historia de la escritora, debían estar juntas.
Me gustó lo de gran gala, es una bienvenida a apostar al futuro.
Un abrazo

Juan Antonio dijo...

Casi todo el mundo experimenta el tipo de aflicción que denominamos "mal de amores" en algún momento de su vida -y algunas personas parecen pasar por este tipo de experiencias muchas veces en la vida. ¡A veces parece como si todas esas canciones sobre corazones rotos se hubieran escrito precisamente para ti y la situación que estás viviendo!
Hay muchas cosas que te pueden provocar "mal de amores" o que pueden partirte el corazón. Algunas personas experimentan una profunda tristeza cuando una relación romántica llega a su fin antes de que ellas estén preparadas. Otras se enamoran de alguien que no siente lo mismo por ellas. O una persona puede sentir que se le "parte el corazón" cuando un buen amigo desaparece de su vida. Aunque las causas pueden ser diferentes, la sensación de pérdida es la misma -independientemente de que se trate de la pérdida de algo real o de algo con lo que sólo se había soñado. La gente describe este tipo de experiencias como un sentimiento de profunda amargura, vacío, y tristeza.
Auroraines opino igual que Ana la música, el tema todo guarda un sentido profundo dentro del contesto del blog felicidades, por esta entrada tan acertada
Besos

auroraines dijo...

Así es Juan, habrá quienes saldrán fortalecidos, otros llevarán las cicatrices, pero lo importante es recomenzar.
Un abrazo