Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

17 de abril de 2012

Oración






Habítame, penétrame

Sea tu sangre una como mi sangre.
Tu boca entre a mi boca.
Tu corazón agrande el mío hasta estallar.
Desgárrame.
Caigas entera en mis entrañas.
Anden tus manos en mis manos.
Tus pies caminen en mis pies, tus pies.
Árdeme, árdeme.
Cólmeme tu dulzura.
Báñeme tu saliva el paladar.
Estés en mí como está la madera en el palito.
Que ya no puedo así, con esta sed
quemándome.
Con esta sed quemándome.

La soledad, sus cuervos, sus perros, sus pedazos.



Juan Gelman





2 comentarios:

Francisco Méndez dijo...

Excelente poema lleno de erotismo y pasión. Me gusta mucho .

Besos.

auroraines dijo...

Francisco, un poema que al leerlo es un acto de posesión, palabras que nos desnudan y circulan agitando sentidos y sangre.
Besos