Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

27 de abril de 2009

ARTE DE AMAR


Si quieres sentir la felicidad de amar, olvida tu alma,

el alma es lo que estropea el amor.

Sólo en Dios puede encontrar satisfacción,

no en otra alma.

Sólo en Dios -o fuera del mundo.

Las almas son incomunicables.

Deja a tu cuerpo entenderse con otro cuerpo.

Porque los cuerpos se entienden, pero las almas no.


Manuel Bandeira Brasil (1886-1969)

7 comentarios:

fonsilleda dijo...

En este caso queridiña, no sé si comparto muy bien lo que dice el poeta, pero es su mundo, el poema luce, no ha duda.
Pero ¿qué es el alma?.
Bicos

Anónimo dijo...

Para muchos encontrar el alma gemela es encontrar la felicidad de amor, te dejo un cuento (disculpame si es un "pelín" largo)

un beso azul oceano

Catar
...............
Almas gemelas


Llevaban siglos reencarnándose juntos. Hubo vidas en las que él fue el padre y ella la hija. Otras en las que ella fue el marido y él la esposa. Incluso hubo una vez de infausta memoria en la que fueron hermanos siameses.


Lo importante es que siempre habían estado juntos.


En aquella vida algo salió mal. Él era lama tibetano y ella pastora en Anatolia. Desde niña ella sintió que algo le faltaba y cuando ese anhelo desconocido se hacía demasiado apremiante, salía de la cabaña y se sentaba en una roca mirando hacia el oriente y sólo eso la calmaba un poco.


A los quince años la casaron con otro pastor de un pueblo vecino y ella pensó que el matrimonio borraría esa insatisfacción que tenía desde niña, pero la insatisfacción no hizo más que crecer. Era como una voz interior que le dijera a todas horas que en otra parte existía otra vida.


Su marido no era mala persona y aceptaba que le habían casado con una mujer un poco peculiar. La dejaba con sus manías. Ordeñaba bien, no miraba a otros hombres y se podía comer lo que cocinaba. Peores mujeres hay en el mundo.


Una noche de otoño ella sintió crecer el anhelo por ese algo desconocido. Era como una bola en su estómago que le impidiera respirar. “Salgo un momento fuera”, le dijo a su marido.


–¿A estas horas?


–Me ha parecido oír un ruido. Tal vez un lobo esté acechando a las ovejas.


–Bueno, pero no tardes. Tengo ganas de cenar.


La luna llena brillaba en el cielo. Echó a andar hasta las dos rocas graníticas que marcaban el borde del prado. El viento ululaba y la llamaba por su nombre. Cuando hubo llegado donde las rocas le pareció que lo más natural era seguir andando.


Pasaron cuarenta años. Ahora hablaba tibetano, sabía ordeñar yaks, conocía varios ritos tántricos, su cabello estaba blanco y ya no sentía ningún anhelo. Entró en la cabaña. Su marido estaba sentado a la mesa.


–Has tardado bastante.


–La noche estaba tan agradable que me olvidé del tiempo. Me puse a andar y me alejé demasiado.


–Está bien. ¿Podrías preparar la cena? Tengo hambre.

Fabricio Zamora

SUREANDO dijo...

Uy... Inés creo que esta vez el poeta se ha equivocado.
Un abrazo

Marianella dijo...

Hola Auroraines, me encanto visitar tu blog, tienes hermozos poemas por no decir que escribes casi a diario, te felicito por tener tantas letras inspiradoras, me sumo a tus seguidoras, a las cuales siempre nos das sonrisas y suspiros.

Un gran beso de En Tu Ausencia

Sakkarah dijo...

Yo creo que las almas sí se entienden. Y precisamente el amor es más grande cuando lo que se enamora es el alma.

Muchos besos.

Druida de noche dijo...

No puedo estar mas de acuerdo. Los cuerpos recuperan lo que las almas pierden, por eso hay que perder el alma en un cuerpo, siempre te deja el pretexto para poder volver

Hola, soy yo, vengo a buscar mi alma ¿Puedo buscar entre tus piernas, debajo de tus labios, enroscada en tu cuello?

auroraines dijo...

Fonsilleda, es otra forma de definir el amor entiendo eso.
Voy a colocar algo quizá que pueda ayudar a comprenderlo a Bandeira.
Bicos

Catar, gracias por tus regalos, son textos que dejan y mucho sobre las conductas humanas.
Te agradezco, un abrazo y escribe me encanta leerte ;)

Beatriz, puede ser que se equivocó,
todo depende de las experiencias personales o que nos toca a cada uno, eso irá formando nuestro enfoque sobre el tema amar.
Un abrazo

Marianella, bienvenida y qué bueno que te produzca todo eso, a mí también me pasa.
Besos

Sakkarah, sí que deben haber almas que se entiendan, la de Bandeira es una visión escéptica o abierta a otras posibilidades, hace pensar.
Un beso

Druida, en todo caso se tratará de encontrar el cuerpo adecuado donde se complemente lo que tu alma de perdida lleva.
Saludos