Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

30 de agosto de 2009

Reconocimiento del amor


Amiga, cómo carecen de norte
los caminos de la amistad.
Apareciste para ser el hombro suave
donde se reclina la inquietud del fuerte
(o que ingenuamente se pensaba fuerte).
Traías en los ojos pensativos
la bruma de la renuncia:
no querías la vida plena,
tenías el previo desencanto de las uniones para toda la vida,
no pedías nada,
no reclamabas tu cota de luz.
Y te deslizabas en ritmo gratuito de ronda.
Descansé en ti mi fajo de desencuentros
y de encuentros funestos.
Quería tal vez -sin percibirlo, lo juro-
sádicamente masacrarte
bajo el hierro de culpas y vacilaciones y angustias que dolían
desde la hora del nacimiento,
estigma desde el momento de la concepción
en cierto mes perdido en la Historia,
o más lejos, desde aquel momento intemporal
en que los seres son apenas hipótesis no formuladas
en el caos universal.
¡Cómo nos engañamos huyéndole al amor!
Cómo lo desconocimos, tal vez con recelo de enfrentar
su espada reluciente, su formidable
poder de penetrar la sangre y en ella
imprimir una orquídea de fuego y lágrimas.
Pero, él llegó mansamente y me envolvió
en dulzura y celestes hechizos.
No quemaba, no brillaba, sonreía.
No entendí, tonto que fui, esa sonrisa.
Me herí con mis propias manos, no por el amor
que traías para mí y que tus dedos confirmaban
al juntarse a los míos, en la infantil búsqueda del Otro,
el Otro que yo me suponía, el Otro que te imaginaba,
cuando -por agudeza del amor- sentí que éramos uno sólo.
Amiga, amada, amada amiga, así el amor
disuelve el mezquino deseo de existir de cara al mundo
con la mirada perdida y la ancha ciencia de las cosas.
Ya no enfrentamos al mundo: en él nos diluimos,
y la pura esencia en que nos transmutamos perdona
alegorías, circunstancias, referencias temporales,
imaginaciones oníricas,
el vuelo del Pájaro Azul, la aurora boreal,
las llaves de oro de los sonetos y de los castillos medievales,
todos los engaños de la razón y de la experiencia,
para existir en sí y para sí,
con la rebeldía de cuerpos amantes,
pues ya ni somos nosotros,
somos el número perfecto: Uno.
Tomó su tiempo, yo se, para que el «Yo» renunciase
a la vacuidad de persistir, fijo y solar,
y se confesara jubilosamente vencido,
hasta respirar el más grande júbilo de la integración.
Ahora, amada mía para siempre,
ni mirada tenemos para ver, ni oídos para captar la melodía,
el paisaje, la transparencia de la vida,
perdidos como estamos en la concha ultramarina de mar.

Carlos Drummond

16 comentarios:

TriniReina dijo...

Parece una carta de amor, o, una carta de renuncia a algo a lo que no se puede ni debe, renunciar.

Es un pedazo de poema.

Besos

Adolfo Payés dijo...

Que poema tan bello, no conocía al autor de estos magníficos versos.. Gracias por compartirlos y hacernos conocer poetas..

Saludos fraternos
Un abrazo

Suerte en esta semana que se inicia

Ninfa Azul dijo...

Que maravilla de poema cuanto nos que por descubrir,poemas, versos,sonetos, de autores con tantisimo talento,que al leerlos,es flotar entre nubes de algodón con una bella melodia.
Besitos
Ahora, amada mía para siempre,
ni mirada tenemos para ver, ni oídos para captar la melodía,

DIAVOLO dijo...

¡Cómo nos equivocamos huyéndole al amor...!

Besos.

Mundo Animal. dijo...

______s$$$$ss.__ss$$$$$$$$$ss
_______³$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$s.
________$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$s.
________$$$$$$$$$$$$$$$$$(o)$$$$s
_______s$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$s$$$$$s
______s$$$$$$$$$$$$$$$$$$³$$$$$$$$
______s$$$$$$$$$$$$$$$$$
_____$$$$$$$$$$$$$$
____s$$$$$$$$$$$
____s$$$$$$$$
____$$$$$$
____$$$$$
____$$$$
____$$$
____$$$
____$$$$
____$$$$$$$s
__s$$$$$ ' $$$$s,

QUE BONITO POEMAA QUE TENGAS UNA EXELENTE SEMANA
SALUDOSSSS DESDE MUNDO ANIMAL

El Viejo @gustín dijo...

como siempre...
Hermosa elección
1 beso

Sakkarah dijo...

Una poesía muy completa.

Muchos besos.

bondearte dijo...

Que lindo poema, as palavras são como navalha, corta a carne até chegar na profundeza da alma.
Linda escolha
Boa semana que se inicia, luz e sucesso no teu caminho
Beijos

Ana dijo...

Adoro este poema.
He usado algún verso incluso para firmar en cuadros
Besos y abrazos.

MNB dijo...

Hola: ¡Qué lindo es todo en tu casa!

Ya no sé qué comentar. Me he puesto muy repetitiva...

Abrazos.

Meiguiña dijo...

Gracias por acercarnos tan bello poema y darme a conocer a su autor.

Biquiños, siempre es un placer visitarte

auroraines dijo...

Trini Reina, es abrir los ojos al amor. Un beso

Adolfo Payés, la agradecida soy yo por su paso que me posibilita conocerlos y leerlos.
Buena semana. Abrazo

Ninfa Azul, que bonita imagen la de flotar entre nubes con una bella melodía. Un bico

Mundo Animal, gracias por pasar y traernos las figuras de los diferentes animales.
(Yo soy mono de fuego en el horóscopo chino) Así que me identifico con tu foto :)

Viejo Agustín, graciasss :)
Abrazo grande

Sakkarah, completísimo el recorrido en el que nos lleva C.Drummond, desde el momento intemporal al reconocimiento del amor. Muchos besos

auroraines dijo...

Diavolo, porque nadie se equivoque y lo reconozca, no hay que dejarlo pasar.
Un beso

Bondearte, a la vez que producen ese efecto de llegar al alma, también la reflejan. En tu caso unís las palabras a la pintura, un conjunto precioso.
Un abrazo

Ana, es una confesión del momento del descubrimiento del amor hermosísima.
Otro abrazo y besos

MNB, pasa y lee me dejas un saludito y sé que andas por ahí
tengo que ir a tu blog a aprender más sobre las palabras. Besos

Meiguiña, es un bello intercambio
leernos, tus relatos atrapan ;)
Biquiños

Chesana dijo...

No conocía al autor y lo cierto es que me ha gustado mucho el poema. Gracias Inés por compartir tu "descubrimiento".

La sonrisa de Hiperión dijo...

El precioso es realmente poema... O era alrevés? o alveres?
jajaja en fin lo que sea.

Saludos

auroraines dijo...

Chesana, revelaciones que suelen suceder.
Un beso

La sonrisa de Hiperión, lo importante es el contenido :)
Saludos