Estoy y camino en tu cielo azul, el rincón del corazón donde todas las noches velo tus sueños, donde cada palpitación es un beso eterno.

Seguidores

19 de marzo de 2009

Silencio


No me pidas silencio

cuando el aire viene impregnado de saudades

y se acaricia en las hojas de ese árbol

con piel de desengaños

que es mortecina noche de besos

y caja fuerte de deseos.


No me pidas silencio,

porque no callaré los secretos de esa pradera

mullida de caricias que enjugó sus enojos

de niño enfurruñado por el destino,

y que ahora se seca.


No me pidas silencio

que no puedo callar esta pena plagada de cuchillos

que gritan su nombre: ¡azul!,

y mi soledad: ¡blanca!.

Y son alacranes de acero entre mis libros

y entre mis ojos, y entre mis costillas.


¡Que no me pidas silencio!

¡porque no voy a callar!,

que no quiero callar esta pena

que se derrama y me forma balsa,

y lago, y catarata,

y asume su papel

de borradora de encantos y ensoñaciones.


¡Que no me pidas silencio!

porque no voy a callar


¡Calla tú, recuerdo!.


Edith Checa
Pintura. W.Volegov






4 comentarios:

SUREANDO dijo...

Muy lindo Inés y l apintura de Volegov es preciosa.
Yo tengo caído mi blog y no me deja publicar, ojalá se arregle pronto.
Un abrazo

Sakkarah dijo...

Es que hay cosas que no pueden callarse, que hay que gritarlas...

Muchos besos.

Allek dijo...

pasaba a dejarte un abrazo....

auroraines dijo...

Beatriz, ya pase a ver que nos dejaste, sobre nuestro espacio interior y único. Preciosa entrada.

Sakk, si hay que gritarlas y fuerte, muy fuerte.
Me gusta como escribe Edith Checa, y cuando habla de la pena que se forma balsa,lago, catarata que borra toda ensoñación.

Allek, gracias por visitarme.

Un beso